Prueba de Esfuerzo

 

Pocos estudios con una metodología tan simple, objetiva y reproducible, nos otorgan sin ser invasivos ó agresivos al organismo,  y a un  relativo bajo costo, la información tan amplia y trascendente  que se documenta al realizar el estudio denominado:  Prueba de Esfuerzo.

 

¿ En que consiste la prueba de esfuerzo ?

 

Prueba de EsfuerzoMediante un monitoreo cardiológico sofisticado, tras colocar parches con electrodos adheridos en la piel a  la superficie del pecho. Se solicita al paciente que pase ya sea a una caminadora ó bien a una bicicleta fija. 

Este empieza a realizar ejercicio acorde a protocolos bien definidos con cargas progresivas tanto de fuerza como de intensidad.

Mientras se lleva a cabo la actividad, el cardiólogo que realiza la prueba, examina constantemente al paciente, tomando como base:

 

 

  1. Búsqueda de síntomas clínicos específicos durante el desarrollo de la prueba como: Dolor de pecho, falta de aire, palpitaciones, mareo, dolor de cabeza , etc.
  2. Observa, analiza  y graba en la computadora: El comportamiento la imagen del  electrocardiograma que se obtiene en tiempo real durante el estudio.
  3. Vigila las constante vitales en intervalos regulares de tiempo como son:  Presión arterial, Frecuencia cardiaca, Frecuencia Respiratoria y Saturación de Oxígeno Capilar.

 

Concluido el periodo de ejercicio, el paciente regresa a la cama donde se encontraba originalmente, y durante unos minutos mas se documenta el comportamiento de todas estas constantes durante la recuperación.

 

¿ Que información aporta una prueba de esfuerzo y que cambios se dan durante el ejercicio:?

 

Quién realiza la prueba debe tener bases sólidas y un conocimiento suficiente de fisiología cardiaca para sacar de la prueba el máximo provecho posible.

 

La información que brinda se puede catalogar en los siguientes rubros:

 

 

  1. Presencia de enfermedad que sea: Cardiaca, Respiratoria, Vascular, Mixta, etc.
  2. Estado de Acondicionamiento Físico Deportivo

 


El principal objetivo de la prueba de esfuerzo es generar en el organismo y en lo particular en el corazón;  un incremento documentado en su trabajo.

 

Cuando un adulto de peso y estatura normal se encuentra en reposo, su corazón bombea en promedio de 3 a 5 litros de sangre por minuto. 

Cuando se realiza un esfuerzo físico máximo, el corazón incrementa su capacidad de trabajo llegando a bombear incluso hasta 30 litros de sangre por minuto.

 

Que sucede para que esto sea posible:

 

  • Las contracciones del corazón se vuelven mas rápidas, vigorosas y efectivas
  • Los vasos sanguíneos incrementan su capacidad para transportar la sangre
  • Los procesos de intercambio de oxígeno, producción de glucosa y otros energéticos en el organismo se optimizan.
  • Numerosas reacciones químicas regulan la producción, y distribución de energéticos y líquidos en el organismo
  • Los mecanismo encargados de desecho de toxinas se activan a niveles máximos.  Mas trabajo, mas energía mas desechos.
  • Los procesos regulatorios de la temperatura y calor, acidez, sudoración etc. También hacen lo suyo para tener un equilibrio

 

Hacer ejercicio para el cuerpo humano, es el equivalente a sacar a un auto a carretera, acelerándolo y revolucionándolo al máximo, para verificar el estado  su maquinaria,  y detectar:  Fallos en el motor, mangueras, bujías, medidores, etc.

 

Cuando una persona  sana, se somete una carga de trabajo físico máxima calculada específicamente  para su edad, complexión y género.   Llevar a cabo el esfuerzo; no debiera traer ningún problema.

 

En aquellos pacientes en quines una o mas de las arterias que irrigan al corazón (arterias coronarias), presentan algún grado de oclusión o trstornos en el flujo de sangre,  ya sea por depósito de colesterol, calcio o coágulos en su interior, o bien por compresión externa, o trastornos en su mecanismos de contracción y relajación.  Puede darse el caso que sean personas que se consideran sanas al tener ningún tipo de síntomas durante  sus actividades cotidianas. 

Sin embargo al realizar el esfuerzo físico, ese déficit puede ser manifiesto,  el flujo de sangre y energéticos que pasa vasos coronarios estrechos, por lo general no resulta  suficiente para suplir o satisfacer con lo que el corazón solicita.

 

Tomando como base el ejemplo anterior:  Puede parecer estar  en perfectas condiciones el motor de un automóvil sobre todo mientras recorre en la ciudad, sin embargo se existir un fallo, al momento de sacarlo a carretera este seguramente dará alguna alerta ó en su defecto hará fallar al motor.

 

Ello justamente es lo que pretendemos  en las pruebas de esfuerzo: Monitorizamos al corazón, controlamos el nivel de actividad,  y estamos al pendiente de cualquier dato temprano de alarma que pudiera surgir.

 

Los datos pueden ser:

 

  1. La presencia durante la prueba de signos clínicos como: Dolor, falta de aire, sensación de desvanecimiento ó algún otro malestar
  2. Monitoreo cardiaco:  Ya sean con cambios electrocardiográficos francamente sugestivos de déficit  del riego sanguíneo, ó bien cambios indirectos como son: Arritmias, respuestas inapropiadas en la progresión de la presión arterial, frecuencia cardiaca, etc.

 

 

¿ Es riesgosa la prueba de esfuerzo:?

 

Algunos reportes, en su mayoría escandalosos  han señalado la presencia  de complicaciones severas al llevar a cabo una pruebas de esfuerzo.

 

Si bien en medicina, ningún procedimiento clínico esta libre de riesgos,  lo que se refiere a la prueba de esfuerzo, se podría definir como un riesgo controlado.

 

Conocer de antemano al paciente, haberlo explorado en forma correcta previo a la prueba, tener el monitoreo electrocardiográfico continuo con un equipo de adecuada definición y contar con un equipo de respuesta rápida y eficiente en caso requerido.  Son estratégicas que  permiten prever en la mayor parte de los casos la presencia de complicaciones.  

 

Toda Clínica ú Hospital,  donde se practiquen  pruebas de esfuerzo, deben contar con:

 

Médico Especialista, desfibrilador, oxígeno suplementario, nitroglicerina de administración sub lingual, carro rojo completo de medicamentos e implementos para reanimación.

Una premisa de seguridad que hemos tomado como norma en:  Musset Clínica Cardiovascular, es:

Antes de realizar la prueba de esfuerzo, todo paciente debe tener una evaluación clínica completa, muchas veces previo a llevar a cabo la prueba se efectúan  otro tipo de estudios complementarios como: Holter ó Ecocardiograma.

 

En pacientes en quienes por clínica tenemos una fuerte sospecha de que la prueba sea “Postiva”, es decir que si tenga enfermedad.  Preferimos utilizar otras técnicas de estudio y estadificación.

 

La prueba se realiza entonces en quienes: Si pudieran si tener alguna enfermedad cardiaca, mas los datos clínicos no muestran evidencias fuertemente sugestivas de ello.

 

Prueba de Esfuerzo en Deportistas

 

Tanto  quines realizan entrenamientos físicos en forma periódica,  como aquellos  que  desean iniciar con un programa de deporte, ó  buscan mejorar sus metas en el rendimiento físico deportivo:  La prueba de esfuerzo constituye el eslabón hecho a la medida de cada uno,  para conocer y documentar en donde se encuentran situados en lo que a acondicionamiento se refiere.

 

Muchos gimnasios hacen protocolos parecidos a las pruebas de esfuerzo: Es decir colocan ya sea un reloj polar o miden por intervalos periódicos de tiempo la frecuencia cardiaca de los deportistas mientras hacen realizan progresivos de entrenamiento. 

De las múltiples variables que se obtienen y analizan en la prueba de esfuerzo, con esta práctica, miden solo 1 variable, la respuesta la frecuencia cardiaca.

 

En mi personal perspectiva; aunque en su mayoría se trata d personas sanas, prácticas de este tipo constituyen un riesgo clínico, al no tener acceso a los datos de alarma que el organismo primero presenta en los trazos electrocardiográficos y luego como síntomas.

 

Existe una regla general, donde la máxima frecuencia que alcanza el corazón no debe superar el 100% de  la frecuencia cardiaca máxima. 

Este valor se obtiene al sustraer la edad en años, del valor constante 220. 

De esta forma una persona sana de 50 años, no deberá  rebasar los 170 latidos/minuto y una persona sana de 75 años los 145 latidos /minuto. 

 

Cuando hay precedente de cualquier tipo de enfermedad cardiaca, estos valores se modifican.

 

Superar el 100% de la frecuencia cardiaca máxima, constituye un factor de riesgo al desarrollo de infartos.

 

A quines mejor acondicionamiento físico tienen, lograr incrementos en la frecuencia cardiaca les cuesta mucho trabajo.

Quién sube rápidamente sus pulsaciones, puede tener ò una mala condición física o bien una enfermedad que quizás aún no descubre.